Loading...
Carlos Sanz Biurrun2019-02-26T08:46:39+00:00
Carlos Sanz Biurrun

Carlos Sanz Biurrun

Asesinado 8 de octubre de 1979. Pamplona

Carlos Sanz Biurrun. Inspector de Policía.

La portada del Diario de Navarra en su edición del 9 de octubre, el día siguiente al atentado en el que Carlos Sanz Biurrun perdió la vida, publicaba un artículo titulado «Un policía navarro». En él se describía al agente, de treinta y nueve años, como un «hombre fundamentalmente bueno, abierto y comprensivo, todo amabilidad y simpatía».

Había nacido en Guenduláin, a unos quince kilómetros de Pamplona. En 1953 ingresó en el seminario diocesano de Pamplona. Estudió Filosofía y Teología durante años, pero no llegó a ordenarse. Tal como recoge Javier Marrodán en su libro Regreso a Etxarri-Aranatz (Sahats Servicios Editoriales, 2004), «prefirió dejarlo antes que ser un mal sacerdote». En 1962 ingresó en el cuerpo de Policía de Bilbao y no tardó en regresar a Pamplona, donde se incorporó a la Brigada de Investigación Criminal, el actual grupo de la Policía Judicial.

Cuando las acciones terroristas de ETA comenzaron a cobrar importancia en Navarra, sus familiares le sugirieron dar un giro a su vida profesional y rescatar su título de magisterio. «Si con eso se arreglasen las cosas», solía decir Carlos, que prefirió seguir siendo policía. Ejercía su profesión con verdadera devoción, su trato con los detenidos que frecuentaban los calabozos rozaba lo familiar y siempre procuraba ayudar a los familiares que se interesaban por ellos. El libro de Javier Marrodán recoge una anécdota ocurrida el mismo día de su asesinato, cuando un hombre de aspecto desaliñado, quizá un delincuente al que Carlos Sanz había detenido en alguna ocasión, se acercó al ataúd y, abrazándolo, exclamó: «¡Tú eras como mi padre!».

Era un hombre de costumbres y hábitos regulares, por lo que los terroristas solo tuvieron que esperarle en la Bajada de Labrit, muy cerca de su domicilio, para acribillarle a tiros. Aquel 8 de octubre de 1979, miembros del Comando Nafarroa sustrajeron un vehículo a su propietario y esperaron la llegada de Carlos Sanz. Eran las 14:45 horas y la víctima llegaba a su casa como todos los días. Cuando los terroristas le vieron aproximarse, se acercaron por detrás y desde muy corta distancia le dispararon en varias ocasiones, causándole la muerte inmediata.

ETA asumió la autoría del asesinato el 10 de octubre, así como un ametrallamiento que tuvo lugar el mismo día 8 de octubre en el interior de un bar en San Sebastián y en el que resultaron heridos varios policías.

Años después, el 9 de octubre de 2004, se celebró en el lugar del atentado un acto cívico para rendir homenaje a dos víctimas de ETA en Pamplona, Carlos Sanz Biurrun y PEDRO FERNÁNDEZ SERRANO (pág. 199), muerto el 5 de abril de 1979, recuerdo que no tuvieron cuando fueron asesinados.

En el momento en que fue asesinado, Carlos Sanz llevaba cinco años casado y no tenía hijos. Una de sus dos her manas menores, en avanzado estado de gestación, llegó al fi nal del embarazo a base de tranquilizantes. No pudo acudir ni al funeral ni al concurrido entierro, pero ni ella ni su hermana faltaron a los actos organizados el 9 de octubre de 2004.

La sentencia número 4 de 1987 de la sección 2.ª de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional condenó a María Mercedes Galdós Arsuaga, miembro del Comando Nafarroa, a una pena de 24 años de reclusión mayor. Por otra parte, José Ramón Martínez de la Fuente Inchaurregui fue también condenado, en concepto de cómplice, en la sentencia número 7 del 28 de enero de 1991 al cumplimiento de una pena de 18 años de prisión menor y a indemnizar, junto con la anterior procesada, a los herederos de la víctima con 10 millones de pesetas.

VÍCTIMAS DEL TERRORISMO
COMPLETAR INFORMACIÓN