Loading...
Juan Carlos Beiro Montes2019-02-26T09:08:20+00:00
JUAN CARLOS BEIRO MONTES

Juan Carlos Beiro Montes

Asesinado 24 de septiembre de 2002. Leiza/Leitza (Navarra)

Juan Carlos Beiro Montes. Cabo de la Guardia Civil.

Integrantes de la organización terrorista ETA colocaron junto a la calzada de la carretera NA-1320, a su paso por el municipio navarro de Leiza, una pancarta provocativa con el propósito de que agentes de la Guardia Civil se acercaran a retirarla, momento en el que un etarra, oculto en los alrededores, activaría la bomba-trampa que había sido escondida allí mismo. El texto en euskera pintado era el siguiente: «ETA bietan jarrai. Guardia civil, jota bertan hil» (ETA, adelante con las dos. Guardia civil, mátalo aquí). Palabras acompañadas por el anagrama de esa banda criminal y el dibujo de una diana con un tricornio en el centro, según informó Diario de Navarra (26/09/2002).

Un agente de la Benemérita que pasó, fuera de servicio, por el talud donde se hallaba el mensaje proetarra avisó a los efectivos del puesto de Leiza. Unos minutos antes de las 13:00 horas de aquel 24 de septiembre, llegó a ese paraje una patrulla del Instituto Armado. En el momento en que el sargento Miguel de los Reyes Martínez Morata y el cabo Juan Carlos Beiro Montes se aproximaban a la pancarta para apartarla, un terrorista activó la bomba con un telemando.

El cabo Beiro, de treinta y dos años, sufrió gravísimas heridas en el abdomen, siendo evacuado por una UVI móvil hasta el hospital Donostia, donde ingresó ya cadáver. El sargento y comandante del puesto de Leiza, Martínez Morata, de treinta y cinco años, logró sobrevivir a pesar de sufrir graves lesiones con traumatismo craneoencefálico y múltiples heridas por metralla en la cara, el tórax, el abdomen y las extremidades. Los otros tres guardias civiles que acompañaban a los oficiales resultaron heridos de levedad.

ETA había vuelto a matar en el pequeño pueblo de Leiza después de que catorce meses antes, los terroristas asesinaran a JOSÉ JAVIER MÚGICA ASTIBIA (pág. 1126), concejal de Unión del Pueblo Navarro en el Ayuntamiento de esa localidad.

Juan Carlos Beiro Montes era natural de Cotorraso, en el municipio de Langreo (Asturias), pueblo al que seguía muy ligado. Estaba casado y era padre de dos mellizos de seis años. Vivía en el barrio pamplonés de La Milagrosa. Antes de ingresar en el Instituto Armado, había sido soldado profesional. Su primer destino como guardia civil había estado en Pesués (Cantabria) y después fue trasladado a Pamplona. Hacía solo tres meses que prestaba servicio en el cuartel de Leiza. Una de sus aficiones era el atletismo. En las fechas de su muerte se estaba preparando para correr la maratón de Asturias que se disputaría por las carreteras del valle del Nalón, según informó La Voz de Asturias. A modo de homenaje, el Ayuntamiento de Langreo decidió en 2007 que el Palacio de Deportes de la localidad llevara el nombre del guardia civil asesinado por ETA. Previamente, el Ayuntamiento puso su nombre al circuito de carreras del paseo de los Llerones de Sama, donde el agente solía entrenar. Asimismo se instauró la carrera popular Memorial Juan Carlos Beiro, que se celebra cada año con el objetivo de mantener la memoria del vecino de esta localidad asturiana.

Miles de personas de la comarca minera del Nalón fueron a decir el último adiós a Juan Carlos Beiro a Sama de Langreo el día posterior a su asesinato. Allí, en la iglesia de Santiago Apóstol, el arzobispo de Oviedo, Carlos Osoro, ofició la misa funeral en presencia del presidente del Gobierno, José María Aznar. Tras las honras fúnebres, los restos mortales del cabo fueron incinerados en el tanatorio de Gijón.

El 28 de septiembre posterior al atentado, unas cincuenta mil personas se manifestaron por las calles de Pamplona bajo el lema: «Paz y Libertad / Bakea eta Askatasuna. ETA no». Al final de la marcha, su viuda, María José Rama, tomó la palabra y dijo:

«Gracias por todas las muestras de cariño hacia mí y mis familiares en los momentos más difíciles de nuestra vida».

Al cumplirse el primer aniversario de su muerte, la familia del cabo recibió de manos de la delegada del Gobierno en Asturias, Mercedes Fernández, la Cruz con distintivo rojo de la Orden del Mérito del Cuerpo de la Guardia Civil con la que fue condecorada la víctima a título póstumo.

En el cuarto aniversario de su muerte, el asesinato de Juan Carlos Beiro seguía sin resolverse judicialmente. Por ello su viuda pidió en una carta enviada a varios medios de comunicación

«un último esfuerzo por agotar todas las vías de investigación para conseguir identificar, detener y juzgar a los asesinos, [porque] solamente en ese caso podremos descansar en parte».

En la misiva, María José Rama añadía que su marido fue

«un hombre que sirvió a su país hasta las últimas consecuencias, y al que le quitaron la vida en un pueblo de Navarra donde conviven las personas más maravillosas que pueden existir entre los hombres con, cuando menos, mucho silencio cómplice y culpable».

VÍCTIMAS DEL TERRORISMO
COMPLETAR INFORMACIÓN