Loading...
Luis Ollo Ochoa2019-02-26T08:57:12+00:00
Luis Ollo Ochoa

Luis Ollo Ochoa

Asesinado 27 de mayo de 1984. Pamplona

Luis Ollo Ochoa. Capitán de la Guardia Civil.

El capitán Luis Ollo Ochoa, jefe de la Compañía de la Guardia Civil de Aoiz, había aprovechado el domingo para trasladarse al piso de su propiedad situado en el barrio pamplonés de la Chantrea. A las 20:00 horas abandonó la vivienda para regresar de nuevo a su destino, en la localidad de Aoiz.

El capitán Ollo, acompañado de su esposa, se dirigió a su vehículo, un Renault 8, que tenía estacionado en la avenida de Villava, cerca del inmueble. Se sentó en el asiento del conductor y lo puso en marcha. La vibración del motor hizo estallar una potente bomba, colocada en los bajos del coche, que causó la muerte al instante del oficial. Su esposa, Esther Pérez de Aramendi, que no llegó a subir al automóvil, sufrió diversas heridas y fue trasladada a la residencia Virgen del Camino.

Luis Ollo y Esther Pérez tenían un hijo de veintidós años que en la fecha del atentado era alumno de la Escuela de Suboficiales de Talarn (Lérida), y una hija de veinticuatro que había finalizado la carrera de Medicina. El capitán, de cincuenta y cuatro años, nació en la localidad navarra de Ochagavía, en el Pirineo, y era un profesional muy reconocido que previamente estuvo destinado en el Servicio de Información de la Guadia Civil de Navarra. Había recibido amenazas de muerte en numerosas ocasiones.

La Audiencia Nacional dictó varias sentencias condenatorias contra los terroristas implicados en este atentado. En la sentencia número 14 de 1988, dictada por la Sala 1.ª de lo Penal de la audiencia Nacional, se condenó a Juan José Legorburu Guerediaga a penas que sumaban 47 años de prisión. En 1996, la sentencia número 4 de la misma sala condenó a Jesús Jiménez Zurbano a penas que sumaban 45 años. En la misma sentencia, Francisco Javier Martínez Nogales fue condenado, en concepto de cómplice, a 18 años de reclusión. Posteriormente, en el año 2001, la sentencia número 52 condenó a Jesús María Altable Echarte y a Miguel Santiago Izpurua García a 27 años de prisión mayor por un delito de atentado con resultado de muerte, a 18 años de reclusión menor por un delito de asesinato frustrado, y como autores de un delito de estragos, a una pena de 4 años y 2 meses cada uno. Finalmente, en 2005 la sentencia número 58, dictada por la misma sala y sección, condenó a José Javier Zabaleta Elosegui a penas que sumaban 45 años de reclusión mayor por ordenar el atentado. A la viuda se le reconoció una indemnización de 15 millones de pesetas por la muerte de su marido, 3 millones más por las secuelas y 1.740.000 por el tiempo que permaneció herida.

VÍCTIMAS DEL TERRORISMO
COMPLETAR INFORMACIÓN