Loading...
María Cruz Yoldi Orradre2019-02-26T09:00:16+00:00
MARÍA CRUZ YOLDI ORRADRE

María Cruz Yoldi Orradre

Asesinada 17 de octubre de 1987. Pamplona

María Cruz Yoldi Orradre. Repartidora de periódicos.

En el marco de su campaña de acoso contra lo que la organización terrorista ETA denominaba «intereses económicos franceses y españoles», miembros de la banda colocaron un artefacto explosivo en el exterior del edifi cio de la compañía de seguros La Unión y el Fénix Español, sito en la calle Cortes de Navarra de Pamplona. María Cruz Yoldi Orradre, repartidora de periódicos, murió cuando se disponía a depositar ejemplares de la prensa del día junto a la entrada de la compañía donde ETA colocó el artefacto. El que fuera subdirector de esta entidad en Bilbao, ENRIQUE ARESTI URIEN (pág. 275), había sido asesinado por un terrorista de ETA en marzo de 1980. En julio y abril de 1987 diversos establecimientos en Navarra de las empresas de capital francés Michelin y Roche-Bobois fueron también objeto de atentados con bomba. Asimismo, en agosto de ese año ETA atentó en Santander contra concesionarios de automóviles franceses y el supermercado Pryca.

La bomba colocada en La Unión y el Fénix Español estalló hacia las 7:20 horas, produciéndole a María Cruz Yoldi Orradre heridas de máxima gravedad que, como rezaba el parte médico, resultaban «incompatibles con la vida»: múltiples fracturas en todos los huesos del cráneo, amputación de un brazo y heridas de diversa consideración en tórax y abdomen. Como resultado de las lesiones, la víctima pereció en el acto.

La colocación del artefacto había sido comunicada horas antes por ETA a la asociación de ayuda en carretera Detente y Ayuda (DYA), pero la Policía no logró localizar la bomba debido a las informaciones confusas que sobre su ubicación había transmitido por teléfono un terrorista. Hasta tres llamadas telefónicas hizo el comunicante en nombre de ETA durante la madrugada del 17 de octubre, todas ellas aportando imprecisos e insuficientes datos sobre el lugar donde se hallaba el explosivo.

Unas semanas antes la banda hizo estallar dos bombas en Santander, en las oficinas de Renfe y en la sede del club marítimo. Los terroristas avisaron previamente de que varios artefactos estallarían en ambos escenarios, si bien la explosión en las oficinas de Renfe se produjo antes de lo anunciado. Esta circunstancia hizo pensar a la Policía que ETA pretendía que los desactivadores recibieran el impacto de la explosión. Además, la banda apenas concedió tiempo, pues las deflagraciones se sucedieron durante la madrugada, entre las 3:15 horas y las 4:15 horas, después de que una voz anónima anunciara a las 2:45 horas los inminentes atentados.

María Cruz Yoldi Orradre, de sesenta y tres años, estaba casada y tenía seis hijos. Era natural de la localidad navarra de Najurieta. Repartía ejemplares del rotativo Diario de Navarra a suscriptores particulares y a empresas desde hacía catorce años. La edición de este periódico fechada el 18 de octubre de 1987 llevó su editorial a portada señalando lo siguiente:

La cobarde indiscriminación con que actúan estos asesinos, le ha tocado la muerte a una mujer modesta, empleada de Diario de Navarra desde hacía bastantes años, compañera en la nómina de nuestra plantilla que, a pesar de su edad y próxima a su jubilación, necesitaba su trabajo para sacar adelante a una familia numerosa con varios hijos parados.

La sentencia 40/91 de la sección 3.ª de la Sala de lo Penal de la Audiencia Nacional condenó a Bautista Barandalla Iriarte a 27 años de cárcel por el asesinato de María Cruz Yoldi; a 8 años más por un delito de estragos; y a 6 años y 1 día de prisión por pertenencia a banda armada. La sentencia incluía también la obligación del condenado de indemnizar a los herederos legítimos de la fallecida con la cantidad de 20 millones de pesetas. Durante la vista oral, Barandalla admitió ser miembro del Comando Amaiur de ETA.

VÍCTIMAS DEL TERRORISMO
COMPLETAR INFORMACIÓN